Conecta con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Literatura y relatos

Prioridades, por Ángel Arribas

 

 

568

Prioridades

Escribía Leopoldo Abadía: “Me preguntan con frecuencia ¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros hijos?” Ahora, como me ven mayor y ven que mis hijos ya están crecidos y que se manejan bien por el mundo, me suelen decir: ¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros nietos? Y mi respuesta es: y a mí, ¿qué me importa? Quizá suena un poco mal, pero es que, realmente, me importa muy poco”.

Leopoldo Abadía reconocía que sus padres le habían dejado un mundo totalmente diferente del que ellos conocían y que en modo alguno podían imaginar. Guerras, superpoblación, hambre, crisis, internet, globalización… cosas que se escapaban por completo a su percepción.

Hoy muchos se llevan las manos a la cabeza con parecidas inquietudes. ¿Qué mundo estamos dejando a nuestros descendientes?

Todo va de mal en peor. Revertir el cambio climático es la última esperanza para dejar a nuestros hijos un mundo mejor, nos dicen.

No seré yo quien niegue, después de ver desprenderse un trozo de iceberg de 1.600 Km2. en La Antártida, que las temperaturas medias del planeta están subiendo merced a los gases que producen el denominado efecto invernadero.

El efecto invernadero es un proceso natural por el que la Tierra retiene el 65% del calor que emite y que es imprescindible para la vida. Sin esa protección, en lugar de 14º C de temperatura media tendríamos -18º, lo que resulta incompatible con la vida humana.

En la atmósfera de la Tierra, los principales gases de efecto invernadero (GEI) son el vapor de agua (H2O), el dióxido de carbono (CO2), el óxido nitroso (N2O), el metano (CH4) y el ozono (O3).

Ahora bien, el incremento de algunos de estos gases, como el CO2, debido a la acción del hombre, aumentan la barrera protectora natural y contribuyen al aumento de las temperaturas.

Se nos dice que para evitar esto es necesario reducir el uso del coche privado de motores de explosión y consumir energías renovables.

Lo que no se nos dice es que la mayor parte de las emisiones de CO2 procede de los millones de barcos que cruzan nuestros mares y océanos, contaminando sus aguas y la atmósfera. Y, por el momento, muy poco o casi nada se está haciendo para evitar esto.

Y todo ello con la amenaza latente del mundo que vamos a legar a las siguientes generaciones.

A muy pocos parece preocuparles qué clase de generaciones vamos a dejar al mundo futuro; cómo los estamos preparando y educando para abordar el imparable avance de las tecnologías, los ordenadores cuánticos, la convivencia con androides orgánicos o la Inteligencia Artificial; qué valores estamos transmitiendo a quienes protestan por la basura planetaria dejando toneladas de residuos plásticos, biológicos y orgánicos en el lugar de la protesta…

Preocúpate por el mundo estás dejando a tus hijos, pero también por los hijos que estás dejando a tu mundo.

Cuestión de prioridades.

Ángel Arribas.

Foto: Pixabay License

Click para comentar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

 
Facebook
Twitter
YouTube
Instagram

Publicidad

Cartel Talleres Cine Online Enero 23

Horóscopo Orquídea

Banner Horóscopo Orquídea Diciembre 22

Te recomendamos

Literatura y relatos

Por desgracia, nos hemos acostumbrado a ver a nuestro alrededor a políticos sin estudios que compran un título para no ser descubiertos, a escuchar...

Literatura y relatos

Permítanme que hoy me aproveche de este blog para lanzar mi desahogo en forma de decálogo de las cosas que no me gustan e...

Literatura y relatos

“¿Dijiste media“¿Dijiste media verdad? / Dirán que mientes dos veces /si dices la otra mitad”.Antonio Machado. Dirán que mientes dos veces /si dices la...

Literatura y relatos

Supongo que a muchos les pasará como a mí, que sin estar obesos consideran en ocasiones que les sobran algunos kilos y deciden acabar...