‘La pasión de Yerma’ en los Teatros del Canal de Madrid

11 minutos en leer
1
3
205
María León en 'La pasión de Yerma'

“Podrán asesinar al poeta, pero nunca morirá su voz”.

Dichosos serán aquellos autores teatrales cuya obra sirva como fuente de riqueza para que, generación tras generación, su sensibilidad y talento rieguen de conocimiento nuestra historia con el noble afán de hacernos más humanos, como es el caso del universal y tantas veces asesinado, tantas veces renacido, Federico García Lorca.

Así y tal como reza en el programa, ‘La Pasión de Yerma’ resulta de una aventura producida por SEDA en Colaboración con el Centro Federico García Lorca, La Fundación Federico García Lorca y Caixabank.

Vaya nuestra felicitación y agradecimiento por esta propuesta que nació antes de la pandemia y que por la misma fue encerrada en el baúl de los sueños nobles. Ahora, gracias a que los buenos sueños siempre despiertan desde la magia que los fue macerando cuando cautivos, por fin tenemos esta magnífica realidad en nuestra ciudad.

Desde Revista Visión Media, les recomendamos a ustedes que no se pierdan la extraordinaria oportunidad de disfrutar con esta ramificación surgida de Yerma. Véanla y saboreenla cual exquisito manjar para la sabiduría. En Madrid pueden verla hasta el 18 de julio, de martes a domingo, en La Sala Verde de Los Teatros del Canal.

Me viene a la memoria un referencia que escuché a la directora, Pepa Gamboa, sobre la condición que tenemos bajo el cuero cabelludo de nuestra mentula. Se trata de algo que nos puede dar virtud, al distinguirnos de otros animales. Algo que, según con aquello que nos ejercitemos para hacernos prácticos hacia el devenir de nuestro particular y subjetivo saber, alcanzaremos o no en el escalafón de seres privilegiados por la Creación con el raciocinio. En definitiva, trató de señalar el instrumento que nos situaría, si hacemos merecimiento, en el vértice de la pirámide como animales de  especie superior.  La directora aludió a los tres cerebros que nos caracterizan, el reptil, el mamífero y el humano. ¿Por cuál cerebro se rige usted?

Dejo al análisis de cada cual lo acertado de esta señal que, Pepa Gamboa, repitió en dos ocasiones.

‘La pasión de Yerma’

La dramaturgia de esta pieza, ‘La pasión de Yerma’, conserva en su mayor parte el texto original, honrando los ricos monólogos y la transmisión de sentimientos que inspiraron al poeta. Lola Blasco, valiente autora de esta nueva adaptación, lleva el dramatismo apasionado de la obra en un tono humorístico en sus inicios, que va degradando en pura tragedia porque, como ya manifestara en su día García Lorca, “ni la honra más firme es capaz de sujetar las pasiones”.

Jorge Monje y María León en un momento de la obra

Ella misma, Lola Blasco, nos habló de lo complicado o delicado que significó revisar a Yerma y profundizar en sus deseos de maternidad, en su necesidad de verse como una mujer completada, al saber si era fértil o no. Los sucesos de esta obra que trata de ser atemporal, hay que contextualizarlo en aquellos tiempos en los que no había clínicas ni tratamientos para la infertilidad. Tampoco existían los recursos que hoy se tienen para la adopción. Y ni qué decir sobre lo que se pudiera entender como derechos de la mujer o su libertad, al igual que no es lo mismo el maltrato de género hoy que hace casi noventa años, aunque aún queda mucho camino para salir del mal fario.

Siempre desde la profunda admiración y respeto a la obra lorquina, continuó Lola Blasco, quise trabajar por ese espacio en el que él va dando cada vez más lugar al universo intimo de la mujer. Tocar algo que ya está tan bien escrito, siempre es un riesgo máximo. Bajo esta premisa acepté la propuesta de Pepa Gamboa y me adentré en los diálogos internos que mantuve con el maestro, con Lorca. Finalmente, el premio para mí es la emoción que siento cuando veo la verdad con la que el elenco de actores hacen propia cada palabra, cada gesto y cada emoción. Soy consciente de que esto, gracias al excepcional trabajo de dirección, es el único vehículo para que el espectador se apodere de la obra y tome o sienta como propia cada escena.

Pepa Gamboa puede estar bien orgullosa de lo que ha conseguido. Mujer de incuestionable talento y experiencia, sabe que se ha rodeado de lo mejor, entre lo mejor. Ella, en esta especie de rueda de prensa que se dio tras el pase privado para los medios de comunicación, nos contó que, fundamentalmente, en esta Yerma ha querido tratar el deseo, el deseo frustrado. Todos los personajes viven con sus deseos reprimidos. Todo transcurre en un recinto pequeño, cerrado, claustrofóbico, incluso en el día. Así vemos absolutamente sesgada la libertad, ninguno de los personajes hace y vive como desea.

Nos adentramos en la tensión que hay entre el sexo y la moralidad, género y poder, concepción y muerte, claro que acertadamente esto está contemplado a través de los prismas actuales. Una visión moderna del mito de Yerma, interpretada maravillosamente por María León, que aquí termina odiándose a sí misma y decide asesinar a Juan, Jorge Monje es el actor, su marido dominante e incapaz de darle la maternidad ansiada.

Un potente drama cargado de poesía, leyenda y realidad, en el que también hacen verdad las actrices Mari Paz Sayago, Lucía Espín y el actor Diego Garrido.

Podría continuar transcribiendo las palabras que fueron diciendo la actrices, el actor, diseñadores, técnicos, promotores, etc. Pero, dicho ya lo dicho, por mi parte solo me queda repetir lo de siempre, no hay mejor experiencia que la que cada cual vive. Apresúrense y no se queden sin entrada, esto termina el 18 de julio y, dadas las circunstancias, el teatro, además de aumentar nuestras capacidades, es la mejor receta contra toda pandemia.

Ramón G. del Pomar.

Ver más artículos relacionados
Cargue Más En Teatro

Un comentario

  1. Coan

    11 julio 2021 en 13:47

    Buena crónica

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

‘Música de fiambrería, un policial verde’

por Ramón G. del Pomar Tres historias se entrelazan para contar un crimen nacido de la des…