‘Mañana y mañana y mañana’

7 minutos en leer
0
1
102

Lo primero que me sorprendió al iluminarse el escenario fue a unos actores modulando la voz, gesticulando y actuando según un canon que bien pudiera seguir directrices de la Royal Shakespeare Company. Confieso que no había leído nada sobre la obra, normalmente prefiero que así sea y opto por dejarme sorprender por lo que encuentro. La sorpresa fue en aumento cuando los diálogos claramente extraídos de Macbeth hubieran resonado en el Globe de Londres en plena sintonía con el teatro y el propósito de la mayoría de las obras que allí se representan.

Tras unos minutos disfrutando de la representación una súbita interrupción aclaró que lo que allí se mostraba era el ensayo de una adaptación de la obra de Shakespeare. Unos actores buscando en el texto la fuerza expresiva para llevarla a escena, articulando, buscando el timbre o el acento que mejor expresara el texto y sobre todo, que mejor les pudiera expresar a ellos.

La necesidad de buscar el canal adecuado para expresarse, el registro, la modulación, de la voz, la postura, la mirada, la indumentaria que permite por un rato ser otro o mostrar ese otro que está dentro y que siempre ha sido y tal vez incluso más que el que siempre se muestra. Tal vez…

Sí, “Macbeth” es una tragedia. “Mañana y mañana y mañana” también lo es…¿o no? Pues como la vida misma, es decir, a ratos.

‘Mañana y mañana y mañana’

Los actores se buscan a sí mismos en su interpretación escénica y en la interpretación que hacen de la misma y esto puede parecer trágico pues en ocasiones la tensión y el sufrimiento se hacen evidentes. El sufrimiento o la inquietud de no acertar, la incertidumbre de si el proyecto saldrá, la duda sobre si tomar nuevos rumbos en solitario y la necesidad de ser que puede parecer la necesidad de prevalecer, de satisfacer el ego pero que no lo es tanto pues entre escenas realmente divertidas y cómicas hay un trasfondo dramático. El juego con la alternancia de las escenas shakesperianas y la aparente confusión de nombres en algunas diálogos así lo muestran.

Mañana y Mañana y Mañana
Mañana y Mañana y Mañana

La dramaturgia por su exceso, por su intensidad, provoca en no pocas ocasiones, la risa.

Tres actores, Marcos, Miranda y Fernando son dirigidos por un antaño joven y prometedor actor que ya ni es tan joven ni cumple promesa alguna pues los compromisos del presente se le quedan grandes en un proyecto de llevar a Shakespeare a escena ambientando la obra en un manicomio.

El otrora actor promesa busca, tal vez inconscientemente o tal vez a propósito, terminar un amor que nunca fue, una relación pendiente. Los actores, cada uno a su manera, buscan salir adelante profesionalmente, solucionar o saldar cuentas pendientes de los ayeres vividos, expresar sus personales tragedias desde sus peculiares formas de mirarse y mirar en la tragedia shakesperiana y desde ahí se torsionan y se recomponen o se diluyen y desaparecen como un apagón súbito que ordenase un cruel director de la Gran Escena.

La obra “duele” un poco, los cambios de escena dejan un regustillo incómodo, un agujerillo en el estómago que se mitiga con la risa o la comicidad de la escena siguiente pero no se apaga del todo porque una escena posterior retoma ese dolor inconcluso como lo es la propia existencia, como lo es la tragedia y comedia de la vida y como los es Macbeth con una lucidez cegadora y una intensidad vertida en lo cotidiano, en el drama intenso de lo prosaico.

María de Inés González y Miguel Ángel Cárcano son los autores de esta obra singular que supone una incursión en lo que de Macbeth y de tragedia clásica late en nosotros y en nuestra cotidianidad más común y que está interpretada por Fran Leal, Guillermo Barrientos, María Zapico y Walter de la Reta. Todos excelentes y todos con momentos culminantes y memorables.

Más info y entradas: Teatro Lara

Javier Torres

Valoración
60 %
Ver más artículos relacionados
Cargue Más En Teatro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

‘Olimpia’

por Coan Gómez Madrid, siglo XXI. Olimpia, una mujer joven se enfrenta al paso de la adole…