Conecta con nosotros

Hola, ¿qué estás buscando?

Literatura y relatos

¿Pactar o Conspirar?

 

 

593

Pactar o Conspirar

Tout pour le peuple, rien par le peuple” (Todo para el pueblo, nada por el pueblo). Francia, siglo XVIII.

Una de las medidas más acertadas del gobierno del Segundo Imperio de Francia, bajo Napoleón III, fue la de permitir que los cargos públicos de cierta relevancia (presidir un gobierno sin duda lo es) fueran siempre designados por los votos emitidos. Esta figura se conoce con el nombre de Segunda Vuelta o balotaje.

Esta segunda ronda de votaciones se da cuando ningún candidato ha obtenido la mayoría necesaria para resultar electo (generalmente más de la mitad de los votos emitidos).

La medida se utilizó por primera vez a mediados del siglo XIX y se ha extendido por los cinco continentes.

Entre otras consideraciones políticas, deja en manos de los electores la proclamación definitiva de la persona preferida por quienes tienen el sagrado derecho a decidir quién o quienes gobiernan.

Por el contrario, los receptores de los votos insuficientes consideran que han recibido un cheque en blanco para hacer con ellos todo tipo de cambalaches: Sello una alianza en un sitio pequeño con mis opuestos, pero niego la intención de hacerlo en puntos de mayor repercusión. Entrego gobiernos autonómicos a minorías políticas legales, pero con antecedentes que tiempo atrás me producían rechazo, mientras clamo en el desierto que se me obliga a ello porque quienes podrían evitarlo no me quieren apoyar. Exijo competencias que los votantes no me han otorgado, porque yo lo valgo.

Lo llaman “política de pactos”, pero en realidad, se trata de un concierto más típico de conspiraciones y complots: vótame tú para que no salga este; te voto aquí si me votas allí; con tal de que fulanito se vaya a casa, olvidemos nuestras naturales diferencias y sellemos un acuerdo de gobierno… total, los votos ya son nuestros y podemos hacer con ellos lo que nos venga en gana.

Este “cambio de cromos” no respeta en absoluto eso que llaman “soberanía del pueblo”. Todos los partidos legalmente constituidos tienen derecho a participar en unas elecciones, pero son los electores los que deberían decidir entre dos (como mucho tres) candidatos en una segunda ronda.

Los partidos que resulten descartados tienen en su mano recomendar a sus afiliados, simpatizantes, afines y votantes la opción más consecuente con sus postulados. Luego, que cada quien vote lo que prefiera, faltaría más.

Da la sensación, como decía el rey alcalde, Carlos III, que los “españoles somos como niños que lloran cuando se les lava”.

Si hubiese segunda vuelta, si cada circunscripción aportase un número proporcional de diputados y si todos los votos tuviesen el mismo valor, entonces sí se podría hablar del ignorado “bien común”

Pero lo cierto es que los partidos sólo buscan que votemos… y callemos.

Ángel Arribas.

1 Comentario

1 Comentario

  1. gdelpomar

    17 julio 2019 a las 18:46

    Muchas gracias por este artículo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

 
Facebook
Twitter
YouTube
Instagram

Publicidad

Cartel Talleres Cine Online Febrero 23

Publicidad

Amalia en el otoño en plataformas

Horóscopo Orquídea

Banner Horóscopo Orquídea Enero 2023

Te recomendamos

Literatura y relatos

Toda acción implica una reacción.  Todos los actos tienen consecuencias.  La naturaleza nos ha hecho omnívoros y, precisamente por eso, nuestros ancestros cazaban para...

Literatura

En el mes de noviembre próximo se presentará en Cádiz la última obra de Ángel Arribas, ‘El Clan de los Griegos’, un nuevo caso...

Literatura y relatos

Hace unos días un amigo llegó hasta mí hundido. Me contó que desde hacía meses se sentía amargado durante todas las horas de su...

Literatura y relatos

"Cuando el fascismo llegue a América será llamado antifascismo" Huey Long,1937