‘La vida de los demás’

14 minutos en leer
1
4
202

Estás obligado a hacer un servicio militar de 2 años. A veces actuar como verdugo ahorcando a un semejante. No puedes negarte. ¿Seguir órdenes o huir? ¿Luchar contra el poder o ceder a su voluntad?  ¿tú que harías?

«Me niego a matar a un ser vivo».

Hay de esas películas que no son comerciales, pero te estrujan por dentro, te abren los ojos y te generan preguntas, ‘La vida de los demás‘ es una de ellas. Su director (Mohammad Rasoulof) lleva desde 2017 retenido en su país contra su voluntad, por dar a conocer al mundo algunas situaciones que se viven en Irán; en este caso, los obligados a hacer un servicio militar y llevar a cabo acciones macabras, que no sólo les afectan psicológicamente a los que las llevan a cabo, sino a los demás: sus familias y amigos. Pendiente de sentencia por mostrar la represión del Gobierno en su cine, nos presenta cuatro historias de la vida cotidiana en Irán. Una mirada brillante a los iraníes que sirven como verdugos y a los que se niegan. Una película antológica de Mohammad Rasoulof sobre los verdugos y las personas más cercanas a ellos, que requería absoluta atención mediática. Un desafío valiente para un Irán corrupto

La vida de los demás‘ ganó el Oso de Oro, el Premio del Jurado Ecuménico y el Guild Film Prize (Premio de los Exhibidores) en el Festival Internacional de cine de Berlín, Berlinale 2020. Recogió el premio su hija. Mención Especial del Jurado en la pasada edición de la Semana  Internacional de Cine de Valladolid (Seminci 2020).

‘La vida de los demás’

Las cuatro historias que componen la película involucran a una variedad de hombres y mujeres enredados en diversas dificultades impactadas por las ejecuciones que sus trabajos les exigen. Algunos de ellos lo hacen, otros se niegan, pero todos están atrapados por el mismo dilema problemático. Es una película que pregunta: «¿Qué harías tú?» a modo de implicación, entonces deja que una serie de hipotéticos emprendan ese viaje.

De un pasaje de apertura lúgubre, ‘La vida de los demás‘ se transforma en un thriller fascinante, toma un giro brusco hacia el romance y termina con un drama familiar que reúne todos los componentes individuales para un final conmovedor y abierto. En el camino, Rasoulof despliega una incertidumbre tonal inspirada, ya que cada capítulo implica un nuevo ángulo sobre lo que está en juego emocional. 

Irán ejecutó en algún lugar en las cercanías de 225 personas el año pasado (en comparación, hubo 22 en los EE. UU.) Y aunque eso puede parecer un número relativamente pequeño para un país de aproximadamente 84 millones de personas, La vida de los demás acentúa fijarse en la naturaleza del proceso judicial. Rasoulof magnifica el impacto psicológico de este ritual y la forma en que su institucionalización crea un efecto dominó en la sociedad durante tantas generaciones. En notas de prensa, Rasoulof dice que se le ocurrió la idea del proyecto después de ver a su propio interrogador en el banco, y ‘La vida de los demás‘ usa esa pista para construir una colección innovadora de fragmentos que trascienden su entorno nacional específico y podrían aplicarse a toda la vida bajo el gobierno autocrático.

Rasoulof intercambia el enfoque sombrío e inquietante que generalmente define su realización cinematográfica por nuevas metáforas de género que energizan su narrativa y aumentan el nivel de emoción a medida que se encabeza cada uno de sus cuatro capítulos («No hay maldad», «Ella dijo, «Tú puedes hacerlo», ”Cumpleaños” y “Bésame”).

La película mantiene un ritmo tan fascinante, con un enfoque visual orgánico que cambia constantemente, que nunca pierde el contacto con un sentido de propósito subyacente.

La vida de los demás
Fotograma de ‘La vida de los demás’

El director de fotografía Ashkan Ashkani construye la historia en torno a tiernos primeros planos y complejas tomas largas, pero el paisaje de las ciudades y el campo también juega un papel importante, dibujando la imagen más grande en juego. Pero hay una intimidad en la narración de Rasoulof que a menudo depende de momentos poéticos seductores que trascienden los límites lingüísticos de su personaje: una expresión con cara de piedra de un hombre mientras observa un semáforo que cambia de rojo a verde y viceversa, incapaz de seguir adelante, temblando por alguna incierta mezcla de miedo y disgusto, colocando un anillo en el dedo de una mujer que no sabía cómo responder. En intercambios silenciosos como estos, la película alcanza un plano cinematográfico más alto que cualquiera de los argumentos éticos que la rodean.

Todo el tiempo, ‘La vida de los demás‘ se resuelve en un solo acertijo general: ¿Seguir órdenes o huir? ¿Luchar contra el poder o ceder a su voluntad? Rasoulof no ofrece respuestas precisas, pero sobresale en hacer preguntas desde varios ángulos convincente. La película provoca el asombro y el terror de lo que significa vivir en un mundo donde cada resolución trae nuevas preguntas y la perspectiva de que un final feliz puede conllevar el mayor riesgo de todos.

La película se ve hermosa, filmada en pantalla panorámica con actores convincentes (algunos sutiles, otros demasiado demostrativos, pero todos de calibre profesional, inclusive la hija del director Baran Rasoulof, en el papel de Darya en la cuarta historia “Bésame”) y en ubicaciones del mundo real. Para ciertas secuencias que ocurren en público, delegó funciones a los directores asistentes mientras manejaba los interiores y escenas menos llamativas él mismo. Algunas partes aún pueden sentirse frágiles o lentas y, sin embargo, el estilo evoluciona de un segmento al siguiente, una razón por la que intercalar no habría resuelto la estructura episódica de la película.

La película es una obra poderosa de coraje moral y urgencia. Desde que Rasoulof y Jafar Panahi fueron arrestados mientras trabajaban en una película sobre las controvertidas elecciones presidenciales de 2009 en Irán, ambos han sido rodeados por varios tipos de acoso oficial, incluidas penas de prisión (hasta ahora no aplicadas), prohibiciones de filmar y dar entrevistas, y tener sus pasaportes confiscados. Sin embargo, ambos directores han continuado trabajando desafiando toda la censura y obstrucción oficial, produciendo películas que ganan elogios en todo el mundo mientras permanecen prohibidas en Irán. Sus extraordinarios esfuerzos demuestran la asombrosa tenacidad y resistencia que mantienen a los cineastas iraníes a la vanguardia del cine mundial.

En definitiva, una cinta para un público político, abierto al debate ético.

La película llegará a los cines el 25 de junio 2021.

Ficha Técnica

Título original: Sheytan vojud nadarad (There Is No Evil)
Año: 2020
Duración: 150 min.
País: Irán.
Dirección: Mohammad Rasoulof.
Guión: Mohammad Rasoulof.
Música: Amir Molookpour.
Fotografía: Ashkan Ashkani.
Reparto: Ehsan MirhosseiniShaghayegh ShoorianKaveh AhangarAlireza ZareparastSalar KhamsehDarya MoghbeliMahtab ServatiMohammad ValizadeganMohammad SeddighimehrJila ShahiBaran RasoulofZhila Shahi.
Productora: Cosmopol-Film, Europe Media Nest, Filminiran.
Distribuidora: Bteam Pictures.

Pedro Moya.

Valoración
80 %
Ver más artículos relacionados
  • Sueños de una escritora en Nueva York

    ‘Sueños de una escritora en Nueva York’

    por Pedro Moya Sigourney Weaver, una dama de hierro literaria en “Sueños de una escritora …
  • Karen

    ‘Karen’

    por Coan Gómez Retrato íntimo de los últimos años vividos en África de la escritora danesa…
  • Cerca de ti

    ‘Cerca de ti’

    por Pedro Moya Te queda poco tiempo de vida. ¿Qué harías con tu hijo de 4 años al que su m…
Cargue Más En Cine

Un comentario

  1. Coan

    31 mayo 2021 en 13:56

    Interesante

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira además

‘Sueños de una escritora en Nueva York’

por Pedro Moya Sigourney Weaver, una dama de hierro literaria en “Sueños de una escritora …