‘Bliss’, sexo, drogas y, por encima de todo, arte

18 minutos en leer
0
0
324

«Será mi obra maestra», le dice maravillada a su novio. «Esa mierda puede ser una locura».

Una pintora brillante ahogada en deudas que afectan en paralelo al casero, al marchante de arte y a la de la sala de exposiciones se enfrenta al bloqueo creativo más duro de toda su carrera. Desesperada por encontrar esa fuente creativa para terminar su obra, se lanza a una espiral alucinada de drogas, sexo y muerte, en los paisajes más sórdidos de Los Ángeles. Su obsesión por ver terminada la misma -acelerada por la necesidad imperante de cobrar por su trabajo y pagar deudas- la hace probar una droga llamada «Diablo», para encontrar la inspiración. Su dependencia a la misma la posee,  y su efecto le provoca un inusitado placer de matar  y beber sangre, lo cual la predispone a finalizar su “Obra Maestra” entre alucinaciones varias y un poseído frenesí, en un ciclo tanto angustioso como adictivo, que le conduce también a la muerte violenta y sangrienta de personas dentro de su círculo hastiado. 

Joe Begos (“Casi humanos”) regresa así con esta oscura exploración de los recovecos de la creación artística.

La trama nos presenta a Dezzy, una artista que pasa por un desesperante bloqueo que pretende solventar a base de estupefacientes. El oscuro polvo que inhala parece ser más potente de lo que esperaba y, para cuando se quiere dar cuenta, el sexo, la sangre y las lagunas mentales han ocupado su estudio. Por otra parte, su gran obra maestra pictórica comienza a tomar forma por lo que, ¿por qué no meterse otro “viaje”?

Bliss
Imagen de ‘Bliss’

Dora Madison se transforma en la protagonista del mismo modo que su personaje va deshaciendo en su propia maldición. Su trabajo interpretativo, entregado, preciso y emocional, convencería también fuera del cine indie pero es en este escenario en el que se vuelve vertiginosamente realista. Madison lo da todo en una actuación exigente física y emocionalmente. Pero a pesar de su transformación interna y los resultados artísticos que surgen, Dezzy nunca evoluciona mucho como personaje. Es tan confrontativa y grosera con extraños y amigos por igual como lo fue al comienzo de la película. Por otra parte, casi todos en la «Felicidad» (“Bliss”), cada vez más irónicamente titulada, son insípidos y desagradables.

Con ella nos vamos fundiendo en una historia que te demuestra que el arte está por encima de la misma vida, obviando absolutamente la falacia en sí misma y dejándonos convencer por esta vampírica espiral sobre lo tóxico del proceso creativo y sus terribles consecuencias.

Si bien “Bliss”,  película de bajo presupuesto, es infinitamente ingeniosa en términos de gambitos expresionistas, su efecto más especial es la actuación de Madison, quien es más conocida por series de televisión como «Friday Night Lights» y «Chicago Fire». Su Dezzy es una pieza de trabajo: grosero, imprudente, de mal genio hasta el punto de violencia, arrogante, despectivo, tanto torturado como torturador. (En un momento casi asalta a una mujer que tiene la temeridad de quejarse de que en su estado de reposo ha ocupado el único baño de un bar durante 15 minutos). No simpatiza exactamente, y debería estar cansada, si no totalmente repelente. Sin embargo, Madison mantiene convincente este derviche enojado, incluso mientras esperamos que el personaje se inmole inevitablemente.

Bliss
Imagen de ‘Bliss’

El elenco de apoyo incluye muchos otros giros externos que evitan el estereotipo hipster (excepto donde sea apropiado), con algunos notables que incluyen a Jeremy Gardner como un novio en algún momento poco confiable incluso para los bajos estándares de Dezzy, y un trío de viejos fanáticos que se divierten en el agradable… El lugar del vendedor de hombres, dirigido por nada menos que George Wendt. El conjunto «Cheers» nunca dejaría de querer quitarse el contacto con la decadente línea de personalidad del centro de esta película.

El lanzamiento de Dark Sky Films con la presentación de la productora Channel 83 Films nos presenta esta cinta de Horror de 80 minutos con la que podemos asegurar que su director, Joe Begos, nos hace entrar en trance con su primera verdadera gran película. Begos nos lleva a una ciudad oxidada, corrupta y alienante en la que las esquinas más oscuras han ido ganando terreno, escalando por las fachadas de los edificios hasta colarse en los hogares de sus inevitables habitantes. Un espacio que recuerda al desalmado Nueva York de un Scorsese en proceso de curación que descubría con temor la ciudad en la que había sido el rey, aquella peligrosa urbe de “Jo, qué noche” (1985) o incluso la de su segmento de “Historias de Nueva York” (1989).

‘Bliss’

La película del escritor y director Joe Begos es bastante efectiva. Con una narrativa vertiginosa, te arrastra, vívida y completamente, a su mundo cada vez más oscuro y depravado, tanto si quieres estar allí como si no. Es de una estridencia implacable que hace que la película sea más irritante que emocionante.  

Begos entró en el radar de los fans del género gracias a “Casi humanos”, un divertimento de ciencia ficción que, pese a entender mejor el cine de los 80 que gran parte de los nostálgicos “exploits” sobredimensionados que nos rodean, no terminaba de convencer como sí lo hico con “Poder mental” un par de años más tarde. A ritmo de título cada año impar, ha contentado a todos aquellos que buscasen una entretenidísima macarrada con “VFW” y, por fin, a aquellos que tuviesen la esperanza de encontrar en Begos a una nueva esperanza del fantástico indie que, abrazando el buen gusto, no teme a volverse retorcido, sucio y peligroso. “Bliss” es, ahora sí, su primera gran película. Es tanto una película sobre adicción y enfermedad mental como sobre vampirismo; de hecho, aquí se presenta como una posibilidad La heroína artista de Los Ángeles, autodestructiva y beligerante de la película, que puede simplemente estar alucinando sus baños de sangre periódicos. 

Begos ha citado a Gaspar Noé como un modelo a seguir del celuloide. Pero puede haber superado al sensacionalista galo con su tercera característica, que en realidad hace que la acumulación de droga por exceso sea mejor que las propias pesadillas psicotrópicas de Noé «Enter the Void» y «Climax». Un aventurero paso de Begos a sus salidas de terror anteriores algo más convencionales («Casi humano», «El ojo de la mente»).

Bliss
Imagen de ‘Bliss’

Begos rodó en 16 mm, lo que le da a la película una estética sucia, de bajo presupuesto y un impulso rápido y directo.  Trabajando con el director de fotografía Mike Testin y el editor Josh Ethier, Begos convierte «Bliss» en un espeluznante infierno, saturado de ricos rojos, verdes y azules, lleno de vertiginoso trabajo de cámara montado en el cuerpo y abundantes cortes de salto. Las libras de metal y las luces estroboscópicas destellan todo, por lo que es bastante abrumador, tanto, que viene con una advertencia desde arriba sobre el peligro potencial de tales efectos para los espectadores sensibles. 

Las películas que intentan encarnar tal mal comportamiento en espiral a menudo son víctimas de la monotonía y la dificultad inherente a mantener un tenor de exceso en constante aumento. Pero Begos aporta una impresionante variedad de artillería estilística al trabajo, vertiendo casi todas las técnicas audiovisuales que uno pueda imaginar para transmitir la mentalidad frita de Dezzy. Es una película de mal viaje, agitada y colorida, ejecutada con destreza absoluta por DP Mike Testin, el editor Josh Ethier y el equipo de diseño. Si bien la partitura en gran parte electrónica de Steve Moore y un montón de pistas preexistentes inclinadas por el metal también agregan un gran valor, un pequeño paso en falso aquí es que la mezcla es tan fuerte que a menudo ahoga el diálogo. Y como a menudo no estamos seguros de lo que está sucediendo, en términos de realidad frente a la imaginación confusa del protagonista, esa limitación frustra.

Película intensa, bien dirigida, atmosfera acorde con un submundo nocturno, ocre, amargura existencial y un vacío absoluto chocan con un final de una santidad inesperada, en la que se haya el mensaje final del autor, cómo un “Mártir del Arte”, y suficiente para hacerte preguntarte qué está tratando de decir Begos aquí. ¿Es su película una acusación del mundo del arte como un lugar depredador y peligroso? ¿Es una exploración de la adicción, comparando el abuso de sustancias con el vampirismo? O tal vez es solo un ejercicio de exceso de género. Cualesquiera que fueran sus motivaciones, al menos el producto terminado es maravillosamente corto.

Para bien y para mal, «Bliss” realmente te hace sentir como si tú también estuvieras sufriendo de un fenómeno alucinatorio inducido por narcóticos, uno que te deja físicamente exhausto, mentalmente gastado y, en última instancia, preguntándote qué demonios le sucedió…

Este tipo de película puede pasar de ser una emoción retorcida a considerarla como pesadilla elegante.

En definitiva, peli idónea para los amantes del cine fantástico, gore, vampirismo, lesbianismo, sexo en trío, sangre y busquen pérdida de la realidad por un rato en el abrazo de la noche. De esas películas en las que el público sale traumatizado (es perfecta para el que le guste lo Vamp…, de ahí lo de las gafas de sol emulando a “Blade”). No apta para almas sensibles con rechazo al rock duro, ruido, sangre y alérgica a los flashes de luz.

‘Bliss’ se estrena el 7 de febrero de 2020 en España.

Pedro Moya.

  • Vivarium

    ‘Vivarium’

    Gema (Imogen Poots) y Tom (Jesse Eisenberg) son una joven pareja que se ha planteado la co…
  • La canción de los nombres olvidados

    ‘La canción de los nombres olvidados’

    En los inicios de la II Guerra Mundial, Dovidl (Luke Doyle), un niño polaco de 9 años, lle…
  • Frida. Viva la Vida

    ‘Frida. Viva la vida’

    Frida Kahlo, qué decir sobre un personaje tan emblemático y adorado como ella. Un icono de…
Ver más artículos relacionados
  • Vivarium

    ‘Vivarium’

    Gema (Imogen Poots) y Tom (Jesse Eisenberg) son una joven pareja que se ha planteado la co…
  • La canción de los nombres olvidados

    ‘La canción de los nombres olvidados’

    En los inicios de la II Guerra Mundial, Dovidl (Luke Doyle), un niño polaco de 9 años, lle…
  • Frida. Viva la Vida

    ‘Frida. Viva la vida’

    Frida Kahlo, qué decir sobre un personaje tan emblemático y adorado como ella. Un icono de…
Cargue Más En Cine

Mira además

‘Vivarium’

Gema (Imogen Poots) y Tom (Jesse Eisenberg) son una joven pareja que se ha planteado la co…